Una boda en el campo

Cuando las chicas de 1 boda única me contaron el proyecto… Me hizo tanta ilusión que no pude decir que no.

El lugar: una finca espectacular en Toledo, llamada Los Enebrales. El fotógrafo Miguel Fernández. Peluquería y maquillaje Mayte Lucas y los tocados y las flores de Florentina. Y por supuesto, mis vestidos de novia hechos desde el amor y el cariño.

elena-(1) elena-(2) elena-(18)

Quise darle a la espalda el protagonismo que se merece. Que parezca un vestido por delante, pero que por detrás sea otro totalmente distinto, resaltando, lo que es a mi parecer, una de las partes más lindas de la mujer.

elena-(23) elena-(36) elena-(38)Y como no puede ser de otra manera, el vestido tiene que ser el más cómodo del mundo. Además, nunca sabrás donde te va a tocar hacer la foto con estos fotógrafos tan aventureros, que ni corto ni perezoso puso a nuestra guapísima modelo entre las ovejas. La verdad es que el resultado me ha encantado. Con tejidos de máxima calidad con los que trabajo y la comodidad que busco en cada una de mis creaciones consigo que la novia se sienta ágil y cómoda, y ellas lo agradecen.

elena-(7)Prometo subiros en redes sociales más fotos de esta producción porque como veréis, quedaron preciosas. En breve las iré colgando.

¡Hasta la próxima semana!

Siguiente

EL VESTIDO- CAPA DE SILVIA: DERROCHE DE ESTILO

Anterior

EL VESTIDO DE NOVIA DE IRENE: UN CLÁSICO RENOVADO

Sin comentarios

Escribe un comentario