Una Boda muy fresca

Igual de fresca es la muselina de seda natural, de este vestido, muy vaporoso y divertido para una boda de verano. Pero sin dejar atrás la elegancia, que le da el bordado que lleva el cuerpo. Con Noemi, fue fácil, quería un vestido fresco y cómodo, con mucho movimiento y una gran caida. La falda con un pequeño fruncido en el centro enseguida le enamoró y pudimos trabajar esa idea, hasta tener el resultado que nos gustaba!!! Jugamos con los tonos blanco roto, crema para el bordado y el broche en la espalda en tonos dorados. Ya teniamos el vestido!!!. Nos enamoró!!!!