El vestido de novia de Delia, una obra delicada hecha en muselina

Cuando imaginamos el día de nuestra boda, queremos que sea un día de ensueño. Al pensar en ese día especial, casi pareciera que camináramos por las nubes de la emoción y el sentimiento, y esto es exactamente lo que se quería lograr con el vestido de novia de Delia. Se trata de una mujer elegante, sencilla, divertida, que te enamora con su encanto, su personalidad y su sonrisa. Acudió al atelier de Beatriz Álvaro buscando un vestido que reflejara su estilo, y lo encontró.

Delia acudió a Beatriz como su primera y única opción para que diseñara su vestido de novia. Después de ver lo que la diseñadora había logrado con todas sus amigas en bodas pasadas, no pudo resistirse. Le gustó que cada diseño contara con un estilo único que combinaba con esa esencia especial de cada persona. Una vez obtuvo el boceto realizado por Beatriz, cayó totalmente enamorada. Este primer bosquejo terminó convirtiéndose en la base de su vestido.

Teniendo en cuenta los gustos de Delia, su personalidad y sus preferencias, se diseñó el vestido de novia que reflejaba la suavidad de su aura y la hermosa sencillez de su relación con su prometido, Pablo. Ellos se conocieron de una manera inocente: a través de un amigo en común durante los años de universidad. Aunque en este momento no llegaron a ser nada, el recuentro que luego tuvieron en un bar de copas de la calle Castello cambió todo para ellos.

Para la elaboración del vestido de novia se utilizó una muselina de seda natural con varias capas. Este tenía la característica de ofrecer gran movilidad, comodidad y fluidez que permitiera a la novia bailar a gusto, lo que se pudo capturar en las fotos realizadas por Liven Photography. Se decidió por un corte modesto que no mostrará mucho, pero que a la vez reflejará elegancia femenina. El vestido de novia constaba de dos piezas, siendo el adicional un abrigo de tela ligera y traslúcida que se puede abrochar en el centro.

Este pequeño detallé agregó un mayor sentimiento de fluidez y suavidad al diseño en general. Asimismo, las mangas abullonadas daban la apariencia exquisita y elegante que se puede encontrar en muchos vestidos de princesas. El último toque, que agregó un aspecto elegante y emocional al vestido, fue el espectacular bordado a mano incluido en la cola. Además de eso, la diadema fue una parte del diseño que complementó el peinado elaborado por Natalia Méndez.

Delia comenta que su experiencia eligiendo y creando su vestido perfecto fue un total encanto. “Me he sentido como en casa y cada prueba ha sido una experiencia inolvidable” comenta nuestra querida novia. También nos revela lo siguiente: “Mi madre ha disfrutado muchísimo también”. La madre de Delia, también tuvo la oportunidad de llevar un vestido realizado por Beatriz a la boda de su hija.

Consistió en un hermoso vestido con estampado de flores, inspirado en el estilo de los años 50 combinando las tendencias modernas. El resultado ha sido encantador, y la mamá de Delia pudo lucir un estilo único, de aspecto altamente elegante pero también clásico. Volviendo al vestido de Delia, no se nos pueden olvidar mencionar los accesorios que jugaron un papel importante para complementar el estilo moderno.

Así como Delia quiso un vestido elaborado especialmente para ir con su estilo y personalidad, lo mismo sucedió con sus zapatos. Opto por un diseño hermoso de color rojo-fucsia, elaborados por Salo Madrid. Para las joyas estilo perla en sus orejas, que hacían resaltar su hermosura, se decidió por pendientes de Recorder joyeros.

Con todos estos detalles combinados, el diseño de Beatriz luego dio espacio para una hermosa celebración llena de lágrimas de felicidad. Esta fue desarrollada de forma más íntima, compartiendo los mejores momentos con amigos y familiares. Delia mostró su lado más divertido en la pista de baile. En las fotos con su ya esposo, se puede observar un aura de tranquilidad y dicha que sabemos durará por muchos años.

Anterior

El vestido de novia inspirado en Grace Kelly

Sin comentarios

Escribe un comentario