El vestido de novia de Marta, un clásico atemporal

El vestido de novia de Marta

Desde el primer momento que Marta entró en el atelier de Beatriz Alvaro, tenía muy claro como quería que fuera su vestido de novia, un clásico atemporal con detalles muy románticos que le aportaran ese toque tan especial.

Varias amigas de Marta se habían casado con un vestido de novia diseñado por Beatriz Alvaro, ese estilo elegante pero con personalidad le encantaba. Antes de venir al atelier, para mantener la primera entrevista con Beatriz Alvaro estuvo viendo la web protagonizada por las novias que han confiado su vestido de novia a Beatriz Alvaro.

La novia tenía una premisa clara se casaba en la catedral  de León y su cola iba a cobrar mucho protagonismo por lo que tenía que ser muy importante. Y así fue escogimos una falda al bies de raso y de organza, impresionante, sobre la que recaía un impresionante velo de más de de dos metros amantillado a juego con el cuerpo bordado.

El cuerpo del vestido de novia de Marta, una auténtica oda a la alta costura, porque se bordó para ella con una puntilla vintage con un color beige muy especial, pensado hasta en el más mínimo detalle.

“Elegí a Beatriz Alvaro porque me lo habían recomendado, estuve mirando su web, y me encantó. Además, fui a hacerme pruebas en noviembre de 2018, y el trato fue inmejorable, había ido a más sitios, pero ninguno me gustó tanto como lo que me propuso Bea”.

Con respecto al maquillaje Marta optó por un maquillaje en tonos nude obra de M.A.C León, junto con una trenza preciosa que realizó a la perfección María Elena Peluquería, estaba radiante.

Para la entrada del velo escogió un tocado de flores de Con Tocados y a lo Loco, hecho a mano con flores rosas y blancas.

En cuanto al ramo de novia, Marta quería que no  tuviera rosas, optando por una de las flores preferidas entre as novias, las peonías, son realmente espectaculares, a juego con el tocado y los zapatos.

 

En cuanto a las joyas, los pendientes, que son  ideales,  tienen mucho significado, porque se los regaló una tía de Marta, dos brillantes engarzados con un diseño antiguo.

También llevó una pulsera de pedida de brillantes y topacios regalados por sus suegros, junto con una pulsera de infinitos con circonitas, que le regaló Fernando en su primer cumpleaños juntos. Y por supuesto su precioso anillo de pedida con un brillante al aire de Tiffany.

Marta y Fernando se conocieron en un evento mundial de de buceo: Limpiezas de Fondos Marinos de Mazarrón, Murcia. Una cita anual donde se realiza una limpieza y retirada de plásticos y demás materiales que hay en el mar.

“Yo iba con mi club de buceo de Madrid, y Fernando con unos amigos que pertenecen a mi club de buceo. Al final, los dos estamos concienciados con el medio ambiente y el buceo es uno de nuestros deportes favoritos, por lo que no hay mejor combinación posible”.

La pedida de matrimonio fue en uno de los restaurantes más significativos para la pareja La Favorita, allí celebraron su primer mes juntos y muchos buenos momentos. Y sobre todo el más especial la pedida.

Me invitó porque habíamos hecho un año y había que celebrarlo, así que me sorprendió que hubiese reservado en el mismo restaurante que un año antes porque no suele repetir.

Al final de la cena, en el momento en que iban a seguir cantando (los camareros cantan ópera durante la cena, son aprendices), se nos acercó un camarero a decir que nos dedicaban la Zarzuela que iban a cantar porque hablaba del amor. Nos pusimos muy nerviosos, riéndonos, y no nos enteremos de la pieza que nos habían dedicado; cuando terminaron de cantar, Fernando me hizo ponerme de pie y me pidió matrimonio, arrodillándose delante de todo el mundo con el anillo que había comprado.

La boda tubo lugar el pasado 14 de septiembre en León. El “sí, quiero” fue en la catedral de León, con posterior celebración  en la finca El Cigarral de Cembranos cerca de León. El cóctel fue al aire libre en el jardín, y todo fue por la noche.

Las fotografías fueron obra de  Gabriel Santos, “compañero mío del colegio Maristas San José de León, que ha montado un estudio de fotografía Boga Estudio. Fue genial porque tanto Gabriel como su compañero Benja son muy profesionales”.

“Para abrir el baile, nos decantamos por vals que se llama Moulin Rouge de Jacques Gautier y posteriormente un tango, porque nos encanta”, comenta Marta.

“En la boda nos lo pasamos genial, porque además los invitados estaban muy predispuestos a pasárselo bien, por lo que todo salió redondo. Lo más emotivo sin duda fue cuando dimos a nuestros padres no padrinos un ramo de flores con la canción “como yo te amo” de Rafael sonando de fondo. También, cuando Fer cogió el micrófono y me cantó la canción de Perfect de Ed Sheeran”.

“Todas las invitadas iban muy elegantes, pero sin duda mi madre estaba radiante, vestida de color coral, y a juego con el chaleco de mi padre. También quiero hacer una mención especial a mis cuñadas, tanto las mujeres de mis hermanos como mis cuñadas por parte Fer, y también mi suegra, que iba de azul y a juego con la corbata del padre de Fer. En realidad todas las invitadas estaban guapísimas, y los hombres también, porque aunque pasan más desapercibidos también se merecen unos piropos”.

Y esta boda tan especial culminó en una larga luna de miel, la pareja recorrió Japón, Bali, Komodo (buceando en el parque nacional), y por último Maldivas (en resort pero también buceando todas las mañanas). Salimos el 16 de septiembre y llegamos a Madrid el 16 de octubre.

Enhorabuena pareja por esta boda tan bonita y especial!!

 

Siguiente

El vestido de novia hiperminimal de Nuria

Anterior

Gasa bordada, el tejido estrella de la temporada. Descúbrelo!

Sin comentarios

Escribe un comentario