La boda de Marta y Pablo a los pies de la Alhambra

El vestido de novia de Marta que creó Beatriz Alvaro es tan especial como ella y su preciosa boda a los pies de la Alhambra, realizado con un bordado en hilo totalmente en exclusiva. Descubre todos los detalles de este vestido de novia que causó sensación.

Marta es una novia que derrocha estilazo en cada uno de los looks que luce a diario, por lo que el traje de su boda se esperaba con gran expectación entre todos los invitados. La novia había visitado varios ateliers pero no había encontrado ese vestido de novia especial que quería para su boda con Pablo.

Varias amigas suyas habían confiado en el buen hacer de Beatriz Alvaro, se lo recomendaron tanto por la variedad de tejidos como por su capacidad de adaptarse a los deseos de cada novia. Cuando Marta llegó al atelier supimos que su traje nos iba a emocionar a todas.  Tras una primera visita, entendí que nadie mejor que ella iba a diseñarme el vestido. Me encantaron sus tejidos, y su variedad de estilos siendo capaz de adaptarse a cada novia. Fue capaz de entender lo que yo buscaba y diseñar algo único”, comenta Marta.

Lo primero que determinamos fue el patrón, Marta quería un vestido de novia recto pero con cola. Con respecto al escote, amplio y que dejara sus bellos hombros al descubierto.

Una vez que teníamos las premisas fundamentales para empezar a construir el vestido de novia, le dedicamos un par de jornadas a encontrar el bordado perfecto, estuvimos buscando distintos bordos que imitaran al bordado de los bolillos y lo conseguimos.

Un bordado con un toque de color vainilla que con su piel morena, creó la combinación perfecta. Para completar el perfecto bridal look, ideamos unos volantes en la zona del escote muy favorecedores.

En el pelo unas ramas de azahar en color caramelo perfectas para entremezclarlas con sus bonitas ondas del cabello que le realizó su tía, una peluquera fantástica y que además conoce el estilo de Marta a la perfección. Para protegerse del frío le diseñamos a Marta una estola de pelo en color blanco que le quedaba de película.

“Hacerme el vestido de novia con Beatriz Alvaro fue una experiencia única. Me hicisteis disfrutar cada momento de los preparativos de mi vestido. Desde el momento en que Beatriz dibujo la idea del vestido, supe que no habría otra diseñadora que pudiese hacerlo mejor: el corte, el tejido y los detalles lo hacían único, el vestido de mis sueños. Incluso 2 semanas antes de la boda que os pedí alguna idea por si refrescaba me hicisteis el chal perfecto”, declara Marta.

Marta y Pablo escogieron la mágica ciudad de Granada para pronunciar si, quiero en una ceremonia inolvidable a los pies de la Alahambra. “Cada minuto de la boda fue único pero lo más bonito fue que conseguimos juntar a todos los amigos y familiares. Invitados de más de 15 países diferentes (México, Colombia, Uruguay, Canadá, Sudáfrica, Portugal, Alemania, Inglaterra, Francia, Suecia, India, Rumanía, Suiza…”.

Las invitadas más elegantes de la boda fueron la madre de la novia y la madrina, junto con la hermana del novio. Soledad, la madre de Marte visitó también un original diseño de Beatriz Alvaro en muselina de seda natural estampada, en tonos fresa, rojo y rosa cuarzo, un vestido muy actual y diferente con el que acaparó todas las miradas. Muchas gracias Marta y Soledad por confiar en el equipo de Beatriz Alvaro para este día tan especial. Fotos de Bambaylina.

Anterior

El vestido de novia de Alejandra con cola de casi dos metros y medio

Sin comentarios

Escribe un comentario